Procanto Popular

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
E-mail Imprimir PDF
Prensa

Diario La Nacion - 22/09/2002 - Critica sobre el disco Razon de Vivir por Rene Vargas Vera

Razón de vivir
Procanto

Dejame que me vaya, Soledad, Razón de vivir, Solar de Monimbó, Cinco siglos igual, Verano porteño, A quien doy, Sombra mapuche, Selección de bossa nova, Mi ciudad (B&M).

Este es un hermoso disco, pese a su heterogeneidad temática. Se trata del coro Procanto, dirigido por el compositor y arreglador Guillermo Masi (que lo fundó y conduce desde hace quince años). Y no lo es solamente por el atractivo de la participación de cantantes como Víctor Heredia y León Gieco, entre otros, sino, esencialmente, por la musicalidad de que hacen gala sus eufónicas voces.

Amén de los arreglos de Masi, refulgen las armonizaciones e instrumentación del talentoso pianista Tato Finocchi, que plasma verdaderos hallazgos en la integración y combinación de las voces entre sí y en el flexible canto con acompañamiento. El coro no oficia de telón de fondo y cultiva armonizaciones modernas. Sus versiones incorporan la frescura de la originalidad y la imaginación.

René Vargas Vera


Banda de "Samy y Yo"
Varios

Secuencias 1 y 2, Realhugo, Blues, I love you, Mary, Samy´s reggae, Cha Cha de la Delirantes y otros (Universal).

El buen momento del cine argentino también abre más campos para los músicos. En este caso, para la película de Eduardo Milewicz protagonizada por Ricardo Darín, la música original le fue encargada a Carlos Villavicencio (conocido músico y arreglador que ha trabajado con Fito Páez, Rubén Rada y los Illya Kuryaki). Además de incluir un tema de Venus ("Blues"), "Donde yo estaré", del Sindicato Argentino del Hip Hop, "Delirantes", de Rada, y "Aya", de La Portuaria, compuso la banda de sonido y lo grabó con un importante seleccionado de músicos, tales como los trompetistas Juan Cruz de Urquiza y Richard Nant, el bajista Guillermo Vadalá, Hugo Fattoruso en piano y acordeón y hasta Jacques Morelenbaum (con su cello en "La reina del joropo"), entre otros.

Adriana Franco


Guitarra criolla
Omar Cyrulnik

Sur, El día que me quieras, Te vas milonga, Retrato brasileiro, Milonga de mis amores, Chacarera ututa, Fuimos, Adiós Nonino, Danza característica y otros (Independiente).

Cyrulnik no es "músico de" (tango, folklore o clásico). Es guitarrista y eso es lo que transmite cuando sus manos recorren las seis cuerdas, más allá del género. Aborda la interpretación de piezas populares con un criterio de pulcritud académica, aunque no resalta la técnica por encima del contenido. Llega con facilidad a la obra de Baden Powell, Abel Fleury y Leo Brower, quizá por la familiaridad con un tipo de composición que, la mayoría de las veces, marca un decidido sentido guitarrístico. En los aires folklóricos se mueve con gracia; la "Chacarera ututa" y "La cuartelera" delatan los espíritus creativos de cada compositor (Juan Falú y Eduardo Falú, respectivamente). En cambio, la soltura para el tango es dispar. Va desde la rigidez rítmica a la sutileza tímbrica con el uso de armónicos.

Mauro Apicella


Un bolero por favor
Nana Mouskouri

No me quieras tanto, Espinita, Bésame mucho, Piel canela, Usted, Perfidia, Rayito de luna, Piensa en mí, Bachata rosa, y otros (Universal).

Ningún territorio es ajeno a la invencible voluntad interpretativa de Nana Mouskouri. Hace muchos años, después de probar sus condiciones canoras y ganar prestigio cultivando la música de su Grecia natal y la canción francesa, comenzó a inclinarse cada vez más hacia ese campo vasto, impreciso y resbaloso conocido como repertorio internacional. Nana sumó entonces otras lenguas y otras melodías a las que ya frecuentaba. Con el bolero le ha ido bastante bien, sobre todo en términos comerciales, y por eso entrega ahora esta nueva colección, a la que presta su buen oficio, su estilo aséptico y muy poco del compromiso visceral que el género exige. Lo que no impedirá que sus fans la reciban con beneplácito porque está integrada por muchos clásicos que siempre es grato volver a oír.

Fernando López


Ud. esta aqui: Prensa